lunes, 16 de marzo de 2015

Herramientas para depurar el estilo: El uso correcto de los adjetivos

El exceso de adjetivación es un error muy común. Aprende cómo evitarlo y conoce algunos tips que te ayudarán a hacer un uso más mesurado y preciso de los adjetivos en tus textos

En gramática, el adjetivo tiene una función específica: complementar al sustantivo. En literatura, su función va un poco más allá y nos permite embellecer el discurso y facilitar las descripciones. Pero precisamente por eso su empleo debe ser muy mesurado. En ningún caso el uso excesivo de adjetivos debe ser un sustituto de una pobreza de vocabulario. 
Usar adjetivos en un texto literario es un arte muy sutil, pues nos van a permitir intensificar y matizar una expresión que ya debería tener un significado a priori. Pretender aportarle significado al discurso literario a base de adjetivos es un error bastante común, el texto resultará a un tiempo recargado y vacío.
Bien lo dijo Horacio Quiroga, de manera tajante, por cierto, en su Decálogo del perfecto cuentista: “No adjetives sin necesidad. Inútiles serán cuántas colas de color adhieras a un sustantivo débil. Si hallas el que es preciso, él solo tendrá un color incomparable. Pero hay que hallarlo”. Esta postura parece sumamente radical, pero él nos da siempre la vía de escape: no debemos usar los adjetivos “sin necesidad”. Aqui la pregunta entonces sería: “¿Cómo saberlo? ¿Cómo encontrar la medida justa?”.
Reproduzco aquí un párrafo que encontré en un artículo sobre este tema en la web del escritor Javier Pellicer, quien ha desarrollado todo un tratado sobre el estilo literario, que puede ser de mucha utilidad a cualquiera que se lance a la aventura de escribir. Lo coloco textualmente, pues creo que resume de forma inmejorable el espíritu de lo que deseo transmitirles:
Insisto: no se trata de dejar de utilizar adjetivos, pues sin ellos el texto estaría vacío, y los sustantivos, huérfanos de matices. Hay que dosificar su uso, valerse de aquellos que resulten más concretos, directos y apegados a la característica con la que pretendemos describir al sustantivo. Preguntémonos si el adjetivo en cuestión aporta algo al texto, si otorga al sustantivo un rasgo que el lector precisa para formar correctamente una imagen o emoción. Una buena manera de saberlo es quitarlo de la oración y volver a analizar la frase. ¿Sigue transmitiendo lo mismo? ¿Se nota la ausencia del adjetivo? Si la respuesta es afirmativa en el primer caso, y negativa en el segundo, tendremos la respuesta: ese adjetivo no era necesario”. (Puede encontrar el artículo completo aquí)
Veamos algunos tips de cómo evitar el abuso en la adjetivación:
1-En principio, una regla de oro: si tienes bastante con un adjetivo para expresar lo que pretendes, no utilices dos. ¿Qué criterio usar? Los siguientes tips nos ayudarán en eso.
2-Evita el uso de epítetos (aquellos adjetivos que más que matizar al sustantivo, lo caracterizan, pues son cualidades ya inherentes a él) como “aliento tibio”, “maraña espesa”, “lengua húmeda”, “agosto caluroso”, “fiero león”, “oveja mansa”… que tendemos a utilizar casi automáticamente y que la mayoría de las veces no aportan absolutamente nada a la descripción, porque son redundantes. El adjetivo debe dar un matiz diferente, o aportarle alguna peculiaridad única al sustantivo. Algo muy distinto sería: un “aliento frío”, una “lengua reseca”, o una “oveja rebelde”.
3-Prescinde siempre que puedas de esos adjetivos que suelen emplearse con el único objetivo de embellecer el lenguaje, como “hermoso”, “sublime”, “esplendoroso”, “maravilloso”, “resplandeciente”, “irresistible”, “luminoso”... Podrían estar diciendo muchas cosas, pero no dicen ninguna en concreto, hacen el lenguaje rimbombante y generalmente aportan muy poco acerca del sustantivo en cuestión.
4-Aquel principio de que en literatura siempre es preferible “mostrar antes que decir”, es también aplicable a los adjetivos. Si puedes transmitir el mismo efecto a través de la narración, y excluir los adjetivos, hazlo. 
A continuación, con un ejemplo bien ilustrativo, podremos englobar todo lo anterior. Trabajaré con un fragmento tomado de una escena de Cincuenta sombras de Grey, una obra en la que el abuso de la adjetivación es una constante a través de todas sus páginas. Debo acotar aquí que cuando se trata de escenas eróticas o sexuales, debemos ser todavía más cuidadosos, porque en ellas las descripciones son muchas veces inevitables y existe la tentación a calificarlo todo con adjetivos con el propósito, del que ya hemos hablado, de hacer el lenguaje más bello y sublime, por temor a  resultar vulgares, obscenos o incluso pornográficos. Entonces es muy fácil caer en el exceso de adjetivación y de ahí a la cursilería va un corto trecho.
Veamos el ejemplo:
Me besa… un beso largo, vehemente y apasionado, invadiéndome la boca con su lengua.
En primer lugar, no hay dos, sino tres adjetivos modificando al sustantivo “beso”. Es obvio que algo está sobrando ahí, pero ¿qué? Si nos atenemos al segundo tip, yo sacaría “apasionado”, pues podría inscribirse entre esos adjetivos poco concretos que allí mencionamos. ¿Cómo es un beso apasionado? Probablemente sea vehemente y también largo, pero si ya eso lo tenemos, ¿para qué agregarlo? Entonces podemos dejarlo así:
Me besa… un beso largo y vehemente, invadiéndome la boca con su lengua.
Está un poco mejor, ¿verdad? Aprovecho para hacerles notar que la cuestión numérica no es siempre el primer criterio a considerar, antes debemos tener en cuenta la pertinencia. Si hubiéramos quitado los otros dos adjetivos y dejado apasionado, habría menos adjetivos, pero ¿qué estaríamos diciendo? A ver:
Me besa… un beso apasionado, invadiéndome la boca con su lengua.
Sin comentarios. Sin embargo, todavía podemos mejorar esa frase, si le aplicamos el cuarto tip. A ver qué les parece esto:
Su lengua invade mi boca sin darme tregua, hasta casi agotar mi aliento.
Se da idea de la vehemencia, del tiempo, e incluso la pasión queda sobreentendida. Tenemos un lenguaje más rico y lleno de sentido, y lo más importante: ¡no usamos ni un solo adjetivo! Como ven, estos simples tips se convierten en una herramienta eficaz que nos permite ir decantando el texto de adjetivos innecesarios, dejando solo aquellos que son realmente pertinentes. 

Si te ha gustado el artículo, te invito a expresarlo en un comentario. También puedes preguntar por esta vía cualquier duda sobre este tema u otro.
Puedes leer otro artículo de este blog aquí
 

9 comentarios:

  1. Vivían, como siempre concisa, ilustrativa y... No me atrevo a calificar mas.
    Un saludo y muchas gracias por tus aportaciones.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta entrada, la compartiré en Facebook.

    ResponderEliminar
  3. Ajá!!! Ya entendí lo que siempre me pareció muy pesado el estilo de las 50 sombras. Gracias Vivian, muy educativo tu artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es una de las razones, jajajaa
      Saludos y gracias por comentar...

      Eliminar
  4. Hola, Vivian. Un excelente artículo, como siempre. Tomemos nota todos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias, Ramón, tú siempre tan amable...
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Excelente el articulo, muy buenos los tips los que deciden arriesgarse en el concurso espero que lo tomen en cuenta

    ResponderEliminar