sábado, 21 de marzo de 2015

Herramientas de autocorrección: eliminar la coma asesina



Me gusta llamarla así porque mata la oración. Al interponerse entre el sujeto y el verbo, corta la secuencia natural de la acción, despojándola de su sentido 

En esta ocasión hablaré de un error de puntuación bastante común: la coma que se interpone entre el sujeto y el verbo de la oración. El Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia Española es claro al respecto: nunca puede haber una coma entre el sujeto y el verbo. Y no es una regla arbitraria:  al separar al sujeto, que es quien realiza la acción, del verbo, que es la propia acción, podemos decir que esta coma mata el sentido de la oración, al cortar su secuencia natural. Por eso la llamo “la coma asesina”.
En una oración sencilla esto es fácil de ver: 

María y Juan, entraron detrás de Pedro. 

Aquí el error es obvio: María y Juan es el sujeto; entraron, el verbo. Una coma los separa, y eso no solo contradice la regla: nos damos cuenta perfectamente de cómo se coarta la fluidez de la idea. Lo correcto sería: 

María y Juan entraron detrás de Pedro. 

Vamos a complicarla un poco más: 

María, Víctor, Teresa y Juan, entraron detrás de Pedro. 

Incorrecto también. No importa cuántos sustantivos se enumeren como parte del sujeto, todos ellos son modificados por el verbo y por tanto, no pueden estar separados de él por una coma. Lo correcto sería: 

María, Víctor, Teresa y Juan entraron detrás de Pedro. 

Veamos otro ejemplo más complejo: 

El nutrido grupo de personas que se agolpaba en la puerta intentando entrar, impedía cualquier acceso a la oficina.
  
Aquí no está tan claro, ¿verdad? Y sin embargo, el error sigue siendo el mismo, hay una coma entre el sujeto y el predicado. Solo que el sujeto en este caso es muy largo y el sentido común (al que no siempre es recomendable seguir cuando de reglas gramaticales se trata) nos sugiere que podríamos hacer una pausa antes de continuar. Y de hecho podemos hacerla, pero solo al leer la oración.

Respecto a esto dice literalmente la Real Academia Española: “Cuando el sujeto es largo, suele hacerse oralmente una pausa antes del comienzo del predicado, pero esta pausa no debe marcarse gráficamente mediante coma”. 

El nutrido grupo de personas que se agolpaba en la puerta intentando entrar || impedía cualquier acceso a la oficina

Según la propia RAE, solo existen dos casos en que aparece necesariamente una coma delante del verbo de la oración:

1) cuando el sujeto es una enumeración que se cierra con etcétera (o su abreviatura etc.) 

María, Víctor, Teresa , etcétera, entraron detrás de Pedro.

(Aquí quisiera hacer una salvedad: en literatura es poco recomendable desde el punto de vista estilístico usar el etcétera, y en caso de que se haga con toda intención por algún requerimiento del texto, es preferible no abusar de él).

2) cuando inmediatamente después del sujeto se abre un inciso o aparece cualquiera de los elementos que se aíslan por comas del resto del enunciado. 

Mi abuelo, como ya te he contado, era un excelente médico.

Los chicos, cansados, abandonaron el salón.

Debo hacer notar aquí que esta excepción en realidad no es tal. No estamos colocando una coma entre sujeto y predicado, estamos colocando un inciso entre ellos, y este inciso incluye estas dos comas para separarlo del resto. El inciso es algo que siempre puede ser eliminado y la oración guarda su significado. Ante la duda, solo tenemos que hacer la prueba: 

Mi abuelo era un excelente médico.

Los chicos abandonaron el salón.

Como han visto, las comas se han ido junto al inciso y las oraciones siguen teniendo sentido. 

Por último, si tienen dudas respecto a un caso específico, no duden en preguntarme. Siéntanse libres de hacerlo, tanto en un comentario por aquí, como a través de Twitter o Facebook, de forma pública o privada. Intentaré responder lo antes posible.

Si te ha gustado el artículo, te invito a expresarlo en un comentario. También puedes preguntar por esta vía cualquier duda sobre este tema u otro.
Puedes leer otro artículo de este blog aquí

13 comentarios:

  1. Muy bueno, gracias. Y gracias por añadir la excepciones que a veces son las que lían a uno. Un librito de consulta iría muy bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Olga, has dado en el clavo. Es algo en lo que estoy pensando. Ya que los escritores indies tienen dificultades para corregir sus textos, en base a este concepto que llamo "autocorrección" podría ayudarlos compilando algun tipo de texto de consulta.
      Gracias por leer y comentar...

      Eliminar
  2. Excelente artículo, Vivían. Nunca está de más que nos recuerden las obviedades, pero es muy cierto que hay mucha gente que se lía con eso...

    ResponderEliminar
  3. Yo tengo un verdadero problema con las comas, ¡las adoro!...es hora que ya me cargue alguna. No será la coma asesina sino la asesina en serie de comas. ¡Allà voy!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por el artículo. Información básica y necesaria a la hora de realizar cualquier escrito.

    ResponderEliminar
  5. Muy bien explicado. Gracias por el aporte.

    ResponderEliminar
  6. Hola Vivian,
    En primer lugar muchas gracias por el artículo.
    Una duda. En la versión correcta del ejemplo de «coma asesina»:
    El nutrido grupo de personas que se agolpaba en la puerta intentando entrar impedía cualquier acceso a la oficina.
    ¿No podría podría ser correcto del siguiente modo?
    El nutrido grupo de personas, que se agolpaba en la puerta intentando entrar, impedía cualquier acceso a la oficina.
    Es decir, utilizando «que se agolpaba en la puerta intentando entrar» como inciso del sujeto.
    Un saludo y gracias

    ResponderEliminar
  7. Sí, también es correcto así, puedes usarlo de la manera que te resulte más coherente con lo que quieres expresar, lo importante es que las comas delimiten el inciso, que de ese modo podría quitarse sin afectar el sentido de la oración principal. De lo contrario, no debes poner ninguna coma, porque el sujeto resulta extendido, la oración subordinada forma parte de él, y por tanto, no se lo puede separar del verbo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por tu respuesta, Vivian.
    Felicidades por tu blog.
    Jorge

    ResponderEliminar
  9. Era una más que habitual usuaria de las comas, hasta que comencé a escribir y me reconcilié con el punto y aparte y el punto y seguido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, Sofía, pero ponme un ejemplo, un caso donde antes hubieras puesto coma y luego te diste cuenta de que era mejor punto.

      Eliminar
  10. A ver mi excesivo uso de comas incluía para separar omitiendo la norma general colocando coma delante de ni ejm: ni norte, ni sur. Pero igualmente no identificaba los incisos a los que sí corresponde encerrarlos entre comas. Un desastre pero voy mejorando

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sofía, hay otros artículos de este blog (cuyo objetivo es precisamente darle a los escritores herramientas para ir mejorando sus textos) sobre las comas que podrían interesarte, por ejemplo, el que trata de los signos de puentuacion antes y después del "pero". http://valoraycorrige.blogspot.com.es/2018/03/herramientas-de-autocorreccion-para.html
      Saludos...

      Eliminar