viernes, 22 de abril de 2016

Herramientas de autocorrección: Algunos usos de la coma en los diálogos



Conoce varios usos de la coma que no debemos descuidar al escribir nuestros diálogos


En un post anterior, les hablé de la coma asesina, esa que mata el sentido de la oración. Hoy, como parte de mi empeño por proveer a los escritores independientes de algunas herramientas que les permitan corregir de manera preliminar sus obras, quiero hablar nuevamente de este signo de puntuación.

En esta ocasión, hablaremos de la coma en otras tres de sus funciones fundamentales en la representación del lenguaje oral o coloquial, a las que deberemos prestarles mucha atención sobre todo en la escritura de diálogos.  


1-      El vocativo: 


Según plantea la RAE: “Se aíslan entre comas los sustantivos que funcionan como vocativos, esto es, que sirven para llamar o nombrar al interlocutor”. En este caso, la coma está indicando una pausa que necesariamente se hace oralmente al dirigirse a alguien.



Juan, necesito que mañana llegues temprano.


Acercaos acá un momento, niños.
 

Escúchame bien, muchacho, que luego confundes las instrucciones


Como puede observarse en los ejemplos, el vocativo puede encontrarse al inicio de la oración (en este caso, la coma se colocará detrás de él), al final (la coma lo precederá) o en el medio (se encerrará entre comas). 


Podemos ampliar un poco más el concepto y decir que el vocativo puede ser una palabra (sustantivo) pero también un grupo de palabras, como por ejemplo, un sustantivo modificado por un adjetivo, o hasta incluir alguna conjunción o preposición. Lo importante aquí es que este grupo de palabras esté nombrando al interlocutor, o sea, que se utilice para llamarlo o dirigirse a él de forma explícita.


Hasta luego, querido amigo, me ha encantado conversar contigo.


Encantadoras damas, es un placer recibirlas en mi casa.


¿Cómo puedes seguir pensando así, alma de cántaro?


Cuando los enunciados que preceden al vocativo son muy breves, se escribe igualmente coma, aunque esta no siempre refleje una pausa real en la expresión oral: 


No, señor.


Sí, mujer.


2-      Las interjecciones:


De acuerdo con la RAE: “Se escriben entre comas las interjecciones o locuciones interjectivas”.


La propia RAE denomina interjección a una palabra invariable, con autonomía sintáctica, con la que el hablante expresa sentimientos o sensaciones, o induce a la acción al interlocutor. En la escritura, es frecuente que aparezcan entre signos de exclamación: ¡ay!, ¡oh!, ¡uy!, ¡cielos!, ¡por Dios!, ¡venga!, ¡diantres! También son interjecciones las fórmulas de saludo y despedida: ¡hola! y ¡adiós!


Al igual que el vocativo, las interjecciones también pueden ubicarse al inicio, al final o en el interior del enunciado, y la coma que las separará de este será indicativa de la correspondiente  pausa presente en la expresión oral. 


¡Bah!, no le des tanta importancia a eso. 


No sé cuánto tiempo más, ¡por Dios!, podré seguir en esta situación.


Has debido avisar que llegabas tarde, caramba.

En caso de saludos o despedidas cortas, en que se nombra al interlocutor, la coma es doblemente necesaria, pues en ellas coinciden la interjección y el vocativo.

Hola, María.

Hasta luego, amigos.



3-   Conectores oracionales:

Tal como indica la RAE, denominamos conector oracional a una palabra o grupo de ellas cuya función es enlazar enunciados u oraciones con algún propósito expositivo o argumentativo, y expresando relaciones semánticas diversas, como contraste, causa, consecuencia, adición, oposición, equivalencia, orden, etc. Son conectores: Además, así, asimismo, ahora bien, a propósito, sin embargo, no obstante, por el contrario, aun así, con todo, así pues, por consiguiente, por lo tanto, es decir, o sea, por ejemplo, en definitiva, en primer lugar, por una parte, pues bien y otros similares. 

Estos conectores se separan mediante coma de la secuencia sobre la que inciden. Al igual que en los casos anteriores, pueden ubicarse al inicio, al final o en el interior de la oración


En primer lugar, nunca debes llegar más de 5 minutos tarde.


Ya me has escuchado, sin embargo, no pareces sorprendido.


Y debes tener en cuenta a tus hermanos, además.


Algunas palabras o combinaciones de ellas que constituyen conectores oracionales también pueden desempeñar otras funciones  gramaticales. Es importante saber cuándo están funcionando como conectores y cuándo no, pues el significado de la oración puede modificarse, así como el uso de la coma. 


Así, fue imposible hacerlo desistir (como conector)


Así fue imposible hacerlo desistir (indicaría la manera en que se hizo)


A propósito, mañana voy a llegar un poco tarde  (como conector).


A propósito mañana voy a llegar un poco tarde  (implicaría una acción deliberada)


Si te ha gustado el artículo, te invito a expresarlo en un comentario. También puedes preguntar por esta vía cualquier duda sobre este tema u otro.
Puedes leer otro artículo de este blog aquí

2 comentarios:

  1. Lo marco para consultarlo, que me lío entre el inglés y el español...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te sea de utilidad. Y cualquier duda extra, ya sabes, pregunta sin dudarlo...

      Eliminar